Urge rescatar misticismo de Procesión del Silencio

La Procesión del Silencio es una actividad religiosa y mística, que es una tradición en Celaya, por lo cual, debe retomarse sus valores para destacarlo común atractivo turístico.

Fernando Amates Zúñiga, cronista de la ciudad, recordó que fue en el año de 1964, cuando Manuel Amate Mares, y la orden de los padres Carmelitas, con los Caballeros de Colón, tomaron la iniciativa de organizar la Procesión del Silencio.

Al celebrarse este año la edición 53, el exhortó a los fieles fue, para que la procesión del silencio destaque su valor, y no convertirla, como ocurre, en un espacio para la venta de los comerciantes ambulantes y falta de seriedad de los asistentes.

De acuerdo datos del cronista, la raíz de la Procesión en la región de Andalucía en Sevilla; España, como un símbolo del acompañamiento a la virgen María desde Gólgota al santo sepulcro luego de bajar a Jesús de la Cruz.

Fernando Amarte Zúñiga, destacó la participación del gobierno municipal y estatal, pero consideró que debería darle más impulso a la Procesión del Silencio para aprovecharla como un detonante de atractivo turístico nacional e internacional.

Comments

comments