Maestro da vida al educar con vocación

El buen pastor da la cara todos los días y la puede dar a través de prepararse enseñar sus clases y, con cualquier materia, educar hombres de bien.

Consideración de Benjamín Castillo Plascencia, Obispo de la Diócesis de Celaya, con motivo del Día del Maestro, figura fundamental para la recomposición del tejido social.

El Obispo dijo que, al maestro se le tiene un verdadero aprecio, pero los exhortó a que vivan su vocación, porque “el maestro da vida a través de la enseñanza, que tomen conciencia y lo hagan de todo corazón”.

“Ser maestro no es cualquier empleo, porque se está poniendo en sus manos lo más preciado que son los hijos, por eso ser maestro no ser simplemente ser un asalariado, es darse a la educación”.

Castillo Plascencia dijo que, en el Día del maestro, hay que reconocer su labor, así como los propios maestros, deben reconocer su vocación en la dedicación para que las personas se desarrollen integralmente, “enseñar a vivir a las personas, a través del conocimiento, pero enriquecer a la persona (alumno)”.

Benjamín Castillo Plascencia, destacó que, el Maestro debe ser rico, “rico en conocimiento, en amor, en dedicación, en entrega, para que pueda enriquecer también a sus alumnos”.

Comments

comments