De alguna manera Pedro Ferriz, sin ningún premio de periodismo, sin experiencia en operación política y ni una sola vivencia de campaña electoral, se las arregló para cobrarle por una conferencia sobre visión de Estado al siempre risible empresariado celayense. Aquí te decimos cómo.

Advertencia: A partir de este párrafo “empresariado” puede aparecer sustituido por “los timados” o “los siempre pretenciosos” o “la risión del mundo”. Aclarado esto prosigamos.

La nata más pastosa de esta dulce ciudad de Celaya se dio cita ayer para escuchar a uno de tantos orates que han tenido acceso a un micrófono en este grandioso país, se trató de don Pedro Ferriz de Con, una persona cuyo mayor mérito en la vida es haber estado sepultado varias horas bajo los escombros de un edificio en el temblor de 1985.

Don Pedro Ferriz, siendo presentado en Celaya.

Sabemos que entrevistó a la Madre Teresa, claro, pero cuando haces ese tipo de entrevista

con el guion presidencial, y Gobernación vigilándote la nuca, no cuenta, no es tuya la entrevista.

En fin. Fue de los primeros conductores del Teletón, una tarea crucial en la formación de un estadista, tarea solamente desarrollada por personajes de la talla de Lucerito y Chabelo. No cualquiera.

Después de pasar de ubre en ubre en medios cooptados por el Estado, en la última etapa de su vida se lanza ¡por fin! con un medio independiente y propio, FerrizLiveTV, que le duró poco menos de un año, no porque no fuera negocio, claro que uno prefiere ver a un viejito de discurso corto y recalcitrante en internet, dejemos de lado el porno y los videos de gatitos, eso no nos gusta a los mexicanos.

La comunidad vasca, presente y emocionada.

Sino porque tuvo una epifanía donde todo este bagaje arriba desglosado le permitiría ser el gran tlatoani de esta tierra, don Pedro quería y podía ser presidente de México, y sin partido.

Desde entonces don Pedro asiste a (y si no asiste, organiza) todo aquello que lleve la palabra “independiente”, congresos, coloquios, conferencias, et al.

En ellos hace gala de una mezcla discursiva muy bien preparada, se trata de una dosis constante de descalificativos simplones con palabras accesibles, tales como “sospechosismo”, “no confundas la gimnasia con la magnesia”, “legaloide”, “pólvora mojada”, “chabacanería”, “espaldarazo”, “sí, Chucha”. Esto aderezado con ideas sacadas del imaginario popular respecto a cómo todo está muy mal y cómo debería de ser, en base a ejemplos de países con historia diametralmente opuesta a la de México Siempre Fiel.

El empresariado, al salir de la conferencia.

Más o menos lo mismo que cuando estaba en la radio, pero con la palabra “independiente” cada 5 frases.

De sus discursos el público promedio (tomando en cuenta que los mexicanos promedio tenemos hasta el tercer año de primaria y la profundidad de análisis que tiene un tronco) sale con un desfogue ejercido, con una sensación de desahogo “de los pinches políticos, de la pinche política, al diablo con sus instituciones” gracias a don Pedro, quien además de ser tocayo de un mal brandy tiene una visión de negocio que no se nutre de las masas, por ello en lugar de ir a decir su discurso al mexicano promedio (arriba descrito) va con el mexicano promedio que tiene dinero: el empresariado de provincia.

Pedro Ferriz, al salir de la conferencia. Advertencia: el sombrero es una dramatización.

¡Y le cobra 200 pesos a cada uno por conferencia!

Dejo aquí un espacio de 10 minutos para que se ría, o haga chile con el rabo, según el caso del lector.

¿Ya?

En su favor hay qué decir que también va a las universidades. No estoy seguro de que esto sea en su favor. Viene al ITC pero no se para en la Ibero, su alma mater y donde Peña Nieto tuvo una afrenta histórica… No hay borracho que trague lumbre.

Lo único que lamento de todo esto es que haya quien suba sus fotos orgulloso de haber ido a ese timo donde todo fue presentado, menos una clara visión de Estado y un proyecto de Nación.

Porque don Pedro Ferriz no es un estafador. Podrá ser un camuflado guiñapo del PRI, un merolico de corbata cara, un vendehumo con problemas de alcoba ventilados, un estafador ¡pero nunca una estrella porno!

Comments

comments

Compartir

El Padre Kino es un autor producido con las mejores uvas de la viña del señor. Es columnista exclusivo de #elcelayense y todavía ningún médico ha podido diagnosticarle esquizo.
Cualquier problema con esta galana pluma hágalos saber para tomar nota en nuestra máquina de escribir invisible.