¡Ya que se acabe el 2020!

La carrera por el 2021 y la presidencia comenzó desde el año pasado, aunque en estas carreras no se sabe quién corre ni para qué, y a veces ni ellos saben. Aquí mencionaremos algunos nombres de los jamelgos que suspiran con la silla de Portal Independencia 101.

Una cosa es verdad, la caballada está flaca y el PAN lo sabe. A pesar de que el Covid-19 es un trago de aire fresco para el gobierno local porque descansa casi todo el desgaste sobre el nivel federal, lejos se ve una posible reelección de Elvira Paniagua, mientras la baraja de su partido se desdibuja.

El primero que se menciona desde tiempo atrás es Paulo Bañuelos, como si esta fuera una versión oficial que hay qué continuar empujando aunque ya nadie sabe muy bien con qué finalidad, pues esta costumbre nació aún en los últimos adioses del ex gobernador Miguel Márquez, quien pinta poco o nada en el escenario actual. Bañuelos se cuadraba con Miguel, eso está visto, y si iba pues iba, y si no pues no, pero aquel ya no está, y puede que en su fuero personal no esté muy interesado en cargar la papa caliente que es Celaya.

El impensado, Rodolfo Amate hoy director del IMIPE, a quien ya se ha visto en los pasillos blanquiazules como pedro por su (nueva) casa, hay incluso quien le ha ofrecido al joven afianzar económicamente su campaña si se avienta. Lo cierto es que ha sonado más para diputado local, pero los caminos del señor son misteriosos y la situación de este partido no está como para escoger lo que cada uno quiere, dada su tendencia a perder votos elección tras elección.

El Caballo negro donde los haya, Javier Mendoza, y su avatar, el regidor Mauricio Hernández. El grupo del ex priista se veía hasta hace poco en migas con el procurador Ricardo Sheffield para buscar algún tipo de amasiato con MORENA, pero sabemos que recientemente han tenido un “distanciamiento estratégico”.

Sin perder el tiempo, el sobrino del ex candidato independiente ha estado recientemente en la misma mesa rodeado de ilustres personajes de la vida pública como Ismael Pérez, Jesús Torres y Mauricio Usabiaga, porque cuando se cierra una puerta siempre se abre una ventana, y porque al panismo un “candidato ciudadano” le puede parecer, una vez más, una idea atractiva.

Mendoza Márquez and friends es un grupo que puede salir por la izquierda o por la derecha al campo, la política del multi enchufe, pero dos cosas son seguras: la primera es que, si fuera por la vía independiente, ya tendría que estar preparando ese ajuar. La segunda es que no lo está haciendo; pero no deja de moverse, por lo que tendrá que ser por un partido.

Antonio Chaurand, varias veces candidato por MORENA y precedentes, sigue en el tablero. Si tiene algo a su favor en su lioso partido es que es un militante de cepa y el aparato de defensa del voto no trabajaría por alguien que no fuera de los suyos, algo que seguramente también contempla don Javier Mendoza al sopesar usar esta bandera. Se sabe que varios grupos de orígenes muy diversos y ajenos al obradorismo arropan al ex director de Cultura, entre ellos personas de poco lustre que serán motivo de otra entrega especial sobre este tema.

Como decía don Benny

“Para los enemigos, la ley. Para los amigos, la ley… y la gracia”, decía don Benito Juárez García, un sujeto que pareciera estar muy lejos de los discursos de la fracción independiente pero muy cerca de sus prácticas.

Durante la fase dos y tres de la pandemia los regidores de todos colores han ideado planes para darse baños de pueblo, y los independientes han aprovechado algún nexo empresarial para ofrecer comida caliente a personas en vulnerabilidad.

Claro, todas salidas de grupo Alai y grupo Bora, que no dejaron nunca de ofrecer comida a la mesa en sus respectivos sitios, en algo que, a ojos de “piensa mal y acertarás” se puede traducir sin problema como “apóyame y nos arreglamos para que sigas abierto”. Mientras tanto un sin fin de negocios conscientes cerraban de manera voluntaria (u obligada por autoridades) no sin dificultades.

No hagan cosas buenas que parezcan malas, y menos cosas malas que parezcan buenas…

Fue hasta hace un par de días que un restaurante sin padrino de nombre Fogón anunció su apertura, que el gobierno se vio obligado a (mal) fajarse y cerrar todo parejo, todo “para llevar”, no sin antes comprarse un pleito gratis con la Canirac que dijo que, si los vio, ni los conoce.

Mientras tanto en “Ciudad Botox”…

Cuando la militancia panista se pregunte a mitad del 2021 porqué los números no les salieron recordemos esto: mientras la mayoría de los ediles por el motivo que sea buscaban hacer llegar alguna ayuda a los más necesitados, la regidora panista, Rebeca Lomelín, aprovechó para hacerse una de sus acostumbradas restiradas.

Lo anterior a costa de retrasar significativamente los trabajos de la Comisión de Desarrollo Económico que preside, donde hoy en plena fase tres de la pandemia no se han desahogado todas las propuestas del Ayuntamiento para lo que era y es, en principio, urgente por tratarse de una emergencia pública.

Para nostálgicos

Y hablando de las personas con las que se reúne el #IndependenceTeam, qué tiempos aquellos en los que Brozo se burló en cadena nacional de Ismael Pérez Ordaz por haber sido audiograbado negociando unos moches con su flamante Ayuntamiento.

En aquellos tiempos el mencionado constructor gestionó una inversión millonaria para mantenimiento del estadio Miguel Alemán Valdez, otro cochupo que da para dos libros.

Pues bien, hicieron todo el proceso con las patas, no se sabe si a propósito, juzgue usted, y hoy la ASEG obliga a Pérez Ordaz, Vicente Caracheo y Alejandro Valdez reponer esa cantidad millonaria. Este último debido a que la cantidad salió por partidas de Comunicación Social bajo inexplicables mecanismos, de esos que sólo el equipo de IPO se sabía aventar. Hasta daba gusto verlos. Perdone usted el suspiro.

Por cierto, el actual contralor era regidor en el trienio de IPO, en aquellos tiempos del eterno “se aprueba por unanimidad”, y debió aprobar en algún momento dicha asignación presupuestal. Estaría bien saber de qué manera se acomodan en esto su criterio como edil, como contralor y el de la ASEG.

Comments

comments

COMPARTIR
Nota anterior“Caída de Hollín por Quema de Maíz y Forraje”
Nota siguienteToma COVID-19 Víctima 20 en Celaya
El Padre Kino es un autor producido con las mejores uvas de la viña del señor. Es columnista exclusivo de elcelayense.com.mx y todavía ningún médico ha podido diagnosticarle esquizo. Cualquier problema con esta galana pluma hágalo saber para tomar nota en nuestra máquina de escribir invisible.