Troncos, troncos everywhere…

Del FRENA, a quienes no tengo el gusto de conocer y con respecto a este tema, diré dos cosas: me parecen personas altamente educadas, finas, acostumbradas a agradecerlo todo como debe de ser la gente cabal; y por otra parte que tienen la inteligencia política de un tronco, estos documentos no se hacen, no se imprimen, no se entregan, no existen:

Los corazoncitos surgieron al añejarse el oficio que ya data de unas semanas atrás, según me comentan.

Pero bueno, también sirven para ir sabiendo quién apoya realmente a quién y dejar de navegar con banderas ambiguas e independientes: se apoya a quien busca derrocar a un presidente, porque forma es fondo. Punto.

También me pregunto quién que se esté muriendo de hambre tiene los -mínimo- 50 mil pesos por mes que se requieren para pagar este espectacular. Yo me lo hubiera gastado en, no sé ¡comida!

El chiste es que ahora queda de dos, abrazar el estandarte o minimizarlo, perdiendo valiosos aliados en cualquiera de las dos direcciones. Suerte.

LOS DELFINES

¿Porqué nadie me había dicho que Adiel Ramos era el Delfín del elvirismo (o sea del ramonismo sin Ramón)? Parece un secreto a voces y ahora todo tiene sentido: hay cierta tendencia a que el caballero de las atracciones de inversión salga a cuadro en contingencia Covid y no el titular de Salud, no el de Educación… Lo sacan hasta para dar malas noticias como “se perdieron tantos mil empleos”, claro, eso la gente no lo sabe, pongámoslo además a ocho columnas mañana…

En la otra esquina Rodolfo Amate, apoyado por Ismael El ¡Ya Basta! Pérez Ordaz, que parece decidido a componer lo que no pudo cuando podía, pero que siempre ha creído en el talento de los jóvenes, para ello basta un botón: Raymundo López, quien acumuló un par de escándalos y terminó demandando al municipio… O Chava Ortega, que no tarda en salir en la nomenclatura que acompaña al exalcalde en un expediente de la Aseg por asuntos con el estadio… Y también fue bueno escogiendo equipo adulto, ahí está Vicente Caracheo que le sacó canas verdes desde que eran aliados, o a la que puso en el DIF y que nomás dijo “Yo no vi, yo no supe” cuando faltaron cinco melones… Rodolfo, mejor cambia de padrino.

Bueno, solo pasaba por aquí, hijos míos, estoy preparando mejores tintas.

¡Buenaventura!

Comments

comments