Cultura en muletas, y de las caras

Luego de frustrarse la contratación de Francisco Céspedes para el Festival de Fundación debido a la lectura de esta columna en un bunker, el siempre buen cliente de La Parroquia y director del Insmac, Dagoberto Serrano y el regidor Uriel Pineda habrían apalabrado la contratación de cerca de nueve artistas locales para los que, inexplicablemente, necesitaron un intermediario.

Y no cualquier intermediario, sino también inexplicablemente quien sería el que iban a ocupar para presentar al cubano.

Se trata de Omar Hernández, eterno suspirante a la Dirección de la Feria, representante de la COPARMEX y quien dicho sea de paso busca meter factura en todos lados, pues al parecer en otros festivales que aún no se realizan ya se cuenta con sus insistentes propuestas.

El arriba mencionado no tuvo empacho en aceptar (y pregonar) en sus redes sociales que aportó su granito de arena en las contrataciones de artistas para las Fiestas de Fundación, y es ahí donde uno no entiende que existan en el Insmac las áreas de Eventos y de Gestión (que no ganan dos pesos) quienes otrora tenían relación directa con los artistas y hoy, pareciera, requieren muletas y catalejos para poder contactar con gente que vive dentro de la misma ciudad.

Este viernes el Señor de los Espejos comparece ante la Comisión de Contraloría para explicar de qué manera es posible que, so pretexto de más de 170 mil pesos, tuvo qué contratar a un “manager” de Ciudad de México para subcontratar a cuatro agrupaciones locales, sí, de Celaya, que viven y operan a menos de cuatro kilómetros de su vivienda, y cuyos teléfonos personales obran en el archivo del instituto que dirige.

Nunca habíamos visto tanta necesidad de terceros para resultados tan magros en esa institución.

Ya tendrá el director oportunidad de aclarar… o no. Hay qué recordar que en la sesión anterior de la Comisión de Contraloría solito se metió en camisa de once varas y, terminando por no aclarar nada, acabó retractándose de su dicho acerca de una supuesta corrupción encontrada a su arribo al cargo, y esto por recomendación del Contralor quien tuvo que sacarle, como que no quiere la cosa, tres de las cuatro que estaba metiendo, pues si no se retractaba la interrogante siguiente sería si acaso hizo las denuncias pertinentes, cosa que no realizó, y entonces hubiera terminado siendo investigado por encubrimiento.

El asunto escaló hasta el Ministerio Público, donde ya se gesta una denuncia de ex trabajadores de la mencionada institución, quienes estuvieron contactándose por correo electrónico y de otras formas para actuar debido a estas presunciones de corrupción sin pruebas.

Igualito acabó retractándose frente a la propia alcaldesa de su intención de usar, sin previa consulta, el así llamado “teatro de la ciudad” y no sin la justa lectura de cartilla, por decirlo de la manera menos escatológica posible.

La primera edil ya trae entre ceja y ceja al trovador funcionario y, puesto que ya ha dicho que con el suspirante a la Feria “ni a la esquina”, imagino que habrá algún otro zape producto de leer estas siempre jocosas líneas. Le llueve sobre mojado al director, caray.

SE VENDIÓ MI AMIGO BRONCO

El Secretario de Seguridad Ciudadana, Miguel Ángel Simental, sin decirlo como tal se ha propuesto desaparecer a la Policía Montada.

Y aunque trae a los cuacos policías de baja en baja, de venta en venta, lo cierto es que tampoco se adquieren vehículos para cubrir esas zonas rurales a donde ninguna patrulla motorizada podría llegar, solamente los equinos.

Habrá qué ver de qué alegre manera se sustituyen estas funciones, porque según se conoce, realistamente, jamás se supo que la montada diera golpes al crimen más allá de espantar borrachos.

NO SE HAGAN BOLAS

Antonio Chaurand cuenta con el apoyo de la diputada Magdalena Rosales en su aspiración a la Presidencia por MORENA, no así Juan Miguel Ramírez como presumían algunos medios, esto a decir de la misma legisladora quien lo habría expresado visiblemente molesta, según se sabe.

La asambleísta había procurado cierta neutralidad hasta hace poco, pero ha comenzado a serle necesario expresar su apoyo al pediatra y candidato sempiterno para evitar malos entendidos, pues aunque no guarda discrepancias con el ex rector, su simpatía está definida con antelación y una mala interpretación podría causar desajustes en un partido político de equilibrios muy frágiles.

El académico tiene amplias posibilidades de detentar una cartera en el gabinete municipal y es posible que mantenga su aspiración con la finalidad de negociar esto mismo. Claro, para eso primero habría qué ganar y el panorama no es nada amigable para un partido al que le cuesta consensuar en todos sus niveles.

Comments

comments