Pasaron 62 Años: Octavio Arvizu Retoca “Cánticos al Hermano Sol”

El Arte es la expresión de Alma y cuando los colores perduran y los trazos es el reflejo de la mirada el artista, retro inspección que puede volver a sentirse después de 62 años cuando Octavio Arvizu Villegas, regresa al comedor del seminario de los Franciscanos para retocar sus 13 obras de la colección “Cántico al Hermano Sol”.

Ya no es un joven de preparatoria que en 1958 ganó 250 pesos por cada uno de los cuadros de 1.20 alto por 1.80 metros de ancho, o los mil pesos por la magna obra “El Sueño de San Francisco”, de siete metros de ancho por tres de alto. Ahora a sus 80 años solo busca que sus cuadros perduren otros años más.

Con cuidado, sube al andamio de madera, toma una brocha y retira el polvo, no sabe si alguien en algún momento los limpió, algunos tienen pintura blanca, quizá cuando pintaron el comedor, el cual ya no se usa por los seminaristas como en aquellos años, pero aún están colocados los 13 cuadros.

Octavio Arvizu, recibió la autorización de los padres franciscanos para entrar al recinto y restaurar su obra con recursos propios, esas mismas que hace seis décadas pintó en un pequeño cuarto apenas iluminado y solo por momentos acompañados de sus amigos que usaban la túnica para que tuviera una impresión y recrear al San Francisco de Asís.

Comments

comments