Familiares de Contralor que Trabajan en Obras Públicas NO Frenan Supervisiones

“Las funciones de la Contraloría Municipal no están personalizadas ni relacionadas con nadie”, expresión que usó Rubén Guerrero Merino, contralor municipal en Celaya, para aniquilar cualquier hipótesis de omitir observaciones por Obra Pública, debido a que su primo hermano y la esposa trabajan en dicha dependencia.

“El hecho que sean familiares nada tiene que ver con el desempeño que desarrollamos en Contraloría, se puede dar que una persona llega a un área y encuentra una familiar con ya varios años en la administración”.

Alejandro Merino es primo hermano del Contralor Guerrero Merino, está encargado del área de proyectos de Obras Públicas y su esposa Verónica Torres, coordinadora de edificaciones en la misma dependencia.

“No puedo negar que es mi primo y tiene muchos años en la administración, pero como Contraloría no tengo contacto con él, quien tenga duda e inquietud por el parentesco que no se preocupe en lo más mínimo, eso no influye para que se tome partido”.

Durante la presenta administración, regidores de oposición cuestionaron la inversión del Gobierno Municipal en “rescate de espacios públicos”, entre ellos, camellones de avenidas, donde se colocan rampas para personas con discapacidad, bolardos, poda de árboles y sembrado de plantas, con inversiones que pasan los dos millones de pesos.

“Si hubiera elementos que se tengan de manera precisa en su actuar como funcionarios públicos más allá si son mis familiares o no, pues exhortar a quien tenga elementos si es que los hay a que haga la denuncia correspondiente”.

Rubén Guerrero Merino, contralor municipal, aseguró que hasta donde tiene conocimiento, sus familiares no tienen injerencia alguna con la adjudicación de obras, además que personal de Contraloría cumple con el seguimiento de supervisión de cada obra desde que se lanza la licitación hasta que se entrega por parte del contratista.

 

 

(Información: www.zonafranca.mx)

Comments

comments